Tuesday, October 8, 2019

Este es mi viaje... ser una mujer poderosa de medio siglo


Hoy comienzo mi countdown hacia la ruta de los 50 años.  Recuerdo hace más de dos o tres décadas atrás que pensaba cuán lejos estaba mi celebración de los 50 años. Para ese entonces, luchaba con los falsos estereotipos sobre lo que nosotras las mujeres teníamos que lograr a cierta edad así como con la ironía de la vida que en algunos momentos de mi vida tuvieron algún impacto sobre la intensidad de mis pasos. En ocasiones algunos pensamientos limitantes se unían al diálogo entre la voz interior y la retórica retrógrada de la voz exterior que intentaban limitar en ocasiones mis acciones.
Pero de inmediato me refugiaba en el discurso de aquellas mujeres a través de la historia que me inspiraban...ya saben aquella que llevaba la tea (Julia de Burgos). Transcurrían los años de mi vida entre mis pasiones, viajar, la buena gastronomía, compartir con mis amigos, el arte, la moda, la decoración, la familia, mi madre, la educación y Marshall’s, por supuesto. Continuaba mi andar en la vida abriéndome paso hacia lo que me ilusionaba desde las entrañas de mi ser demostrando siempre, cuán genuina y valiosa podía ser. Luché por no ser como diría Julia de Burgos (mi escritora favorita) lo que otros hubiesen querido que yo fuera. Así continuaba avanzando enérgicamente   en esta aventura de la vida... ¡Oye! en ocasiones el ruido externo té distrae, intenta confundirte, te crea dudas, pero te recuperas y sigues paso a paso luchando entre altas y bajas, por lo que es tu inspiración, tus valores, tus creencias, tu pasión o tu estilo de vida ideal, tu micro mundo. Entre paso y paso lo más probable es que la vida te expone ante situaciones y experiencias (duras) transformadoras que solo con el pasar de los años y con la madurez que trae consigo ese proceso es que descubres que la única verdad es la que tú construyes, aquella a la que te aferras, que libera tu ser. Te vistes de valentía, coraje y determinación para arrebatarle a la vida todos los instantes de felicidad que se te antoja, el amor, las oportunidades de vivir como eres: simplemente tú.
Un día te vez sin ropaje, sin maquillaje sin los atuendos y aprecias quien eres con mayor amor, compasión, con mayor felicidad y te liberas de ese peso absurdo de la voz externa. Encuentras en ese espejo a la mujer que eres tal cuál siempre fuiste solo que ahora la vida siempre vida te muestra las marcas de la vida, de tus historias, de las arrugas de haberte reído y gozado a plenitud. Hoy tengo más anhelos, más sueños que nunca que me permitirán seguir evolucionando hacia una mejor versión de mí,  ser esa persona que solo en la desnudez de su corazón se encuentra, me abrazo con mayor seguridad y mayor convicción de lo que anhelo, pero más importante, de lo que NO quiere. Hoy se disipa la angustia, la nostalgia, la lucha mental y emocional por todas esas fuerzas externas que no componen ni una canción amarga. Hoy con esperanza, liviana de espíritu y de pensamientos me rio de los falsos estereotipos y me abrazo...felizmente me voy a disfrutar esta nueva etapa como una mid century power woman (mujer de medio siglo)...fabulosa, bold, inspirada, y con una convicción inquebrantable de mi propósito de vida y con la fuerza interior de todas las mujeres que me ha inspirado en esta ruta. Con una sonrisa amplia, poderosa y reflejando lo extraordinaria que soy. Soy una mujer extraordinaria con la fuerza y claridad mental para contestar el por qué, el cómo, cuándo, dónde, con quién. En paz con mis acciones durante esta ruta, sin remordimientos o arrepentimientos...coincidiendo con algunos y dejando ir a otros. Soy Myra sin etiquetas. Cuando me fui a hacerme mi nuevo look del cabello...conocí a un compañero de Windy, que se llama Rafo y tuvo a su haber compartir algunas historias que recibí con gratitud. En aquel momento,  mientras me despedía de mi pelo me contaba su historia de cómo afrontó un asunto de salud muy difícil y cómo ese evento transformó en cómo él veía la vida actualmente a sus 50 y tantos. Me decía que desde el 5to. piso se veía la vida mejor, estás más alto. Esa metáfora me encantó y le dije que se la tomaba prestada. Así que ahí voy a marcar el botón de subir, que llegue el ascensor que estoy ready para subir al quinto piso,  símbolo de los cincuenta. Que comience la cuenta regresiva de los 50, este 28 de octubre estaré lista para celebrarte, amarte y patearte el trasero.


Xoxo, Myra

Myra en Instagram
Myra en Facebook