lunes, 30 de julio de 2012

Buscan a la gordita más sexi

51 concursantes están en el evento que rompe con todos los esquemas y prejuicios. Para todos aquellos a quienes nos gustan las pulposas.
 
 Mike Beras, el escritor que ya se hizo conocido por su libro “El lado mbore del amor” organizó un evento sin precedentes en nuestro país en el feisbu. Al escritor rapai que hace tiempo vive en nuestro país, no se le ocurrió mejor idea que organizar un concurso de belleza donde sólo participen las gorditas.
 
“La idea es hacer que las chicas pierdan la vergüenza y los complejos por ser gorditas. Porque estos concursos generalmente discriminan y hay mucha gente que prefiere a las gorditas” dijo el organizador que tiene un éxito increíble en su página de feisbu “El lado mbore del amor” donde están las fotos de las más de 50 participantes, y las que tienen mayor cantidad de “Me gusta” se van a quedar con los primeros puestos.
 
 Hasta el momento, Viviana Bareiro “La bebota” es la que encabeza la encuesta. La chica del barrio Roberto L. Pettit dijo que su sueño siempre fue posar para las cámaras como modelo, pero los complejos no la dejaban cumplir con su meta.

Requisitos

Kilos. Con un mínimo de 80 kg pueden participar aquellas a las que se les noten la pancita o los cachetes en la cara.

Sin vergüenza. Prohibido tener vergüenza ni acomplejarse para sesiones de fotos, ya que la que quede entre las 5 primeras harán una producción para Crónica.
 
Fuente: http://www.cronica.com.py

Celebran concurso “Miss Belleza Puerto Rico RI 2012”



Por Octavio Gómez

PROVIDENCE.-El Comité de Herencia Puertorriqueña de Rhode Island, celebró el certamen “Miss Belleza Puerto Rico RI 2012”, el pasado domingo 15 de julio, en el local del Club Juan Pablo Duarte de Providence.

Durante el concurso, organizado por la reconocida Brenda Burgos (Rubí), presidenta de la entidad, fueron seleccionadas las candidatas ganadoras de seis categorías en las que compitieron las nuevas reinas, que representarán a la agrupación en todas las actividades durante el periodo de un año.

En la categoría “Miss Belleza Puerto Rico RI 2012” fue coronada como ganadora con similar título: Yazmin Martínez Colón; como virreina el jurado escogió a Erica Movis Vásquez.

En tanto, en el renglón “Miss Belleza Puerto Rico Teen 2012”, fue electa: reina, Quiezy Pérez y virreina, Samantha Rivera.

Además, fue seleccionada en la categoría “Miss Puerto Rico Pre-Teen 2012” reina, Johayley Sofía Bonilla y virreina, Dovey Nylsa Figueroa.

Igualmente, como “Miss Puerto Rico Infantil 2012” reina, Giselle Ramos; virreina, Gilianis Frías y Princesa, Kariangely Rivera

De igual forma fue coronada Destineeh Rivera: “Miss Puerto Rico Chiquitita 2012”. Asimismo, elegida “Miss Belleza Puerto Rico Gordita 2012”, Yaritza Martínez.

El jurado estuvo compuesto por Maggie Picot, Davian Sánchez, Idamaris Sosa, Tony Félix y Savannah Colón. Participó de maestra de ceremonia Ivette Solivan.

Las candidatas del certamen se presentaron frente a los jueces y el público en la primera ocasión durante un baile de apertura, para luego participar en la prueba de talentos.

También desfilaron en trajes de baño, sport, coctel y en trajes de gala. Conjuntamente participaron en la prueba de inteligencia, mediante varias preguntas escritas, seleccionadas al azar y leídas por los miembros del jurado.

En la parte artística se presentó Matthew Sánchez 
(El bebé de la Salsa) y Melanie con un baile de hi-hop y Freddy y Patricia con un baile de salsa.

La directiva del Comité de Herencia Puertorriqueña, la integran Brenda Burgos, presidenta y directora del Certamen; Ivette Félix, vicepresidenta; Harry Ruiz, tesorero; Yamaris Martínez, secretaria; Manny Jordan, relacionista público.

La directiva del comité anunció la celebración del Tercer Día Nacional Puertorriqueño a celebrarse el próximo sábado 28 de junio, en la Pista de Patinaje del Bank of America, ubicada frente a Plaza Kennedy en el centro de Providence. El evento tiene como figura artística principal a Johnny Rivera desde Puerto Rico.

Fuente: http://providenceenespanol.com

El talento no sabe de talles

El Puma Rodríguez elogió a una “maciza” en “La voz argentina” y obliga a una revisión de las rellenitas con autoestima en el entretenimiento actual. Los casos de Adele, Beth Ditto y Velvet D’ Amour.

 

Por Germán Arrascaeta 29/07/2012 00:02
Quizás sea una jugada emocionalmente correcta de un reality show. Aun así, no puede dejar de celebrarse. Días atrás, José Luis "Puma" Rodríguez elogió las condiciones vocales de una participante de La voz argentina y, por sobre todo, su figura lejos de cánones dictatoriales del pop. Palabras más, palabras menos, el "Puma" piropeó de la siguiente forma: "eres maciza, eres hermosa".
Acaso sin proponérselo, el jurado venezolano reavivó una saludable tendencia que protagonizan las rellenitas que, con autoestima y convicción, vencen al clisé de que hay que ser flaca y elástica para desarrollar una carrera. O para tener éxito.
La británica Adele y la norteamericana Beth Ditto están a la cabeza de una agitación que comenzó hace una década con Missy Elliot, Pink y Kelly Osbourne. Era una época en la que la doctora Andrea Marks editaba el libro Teens saludables, cuerpo y alma, y declaraba que "las chicas de todas las razas y etnias desconfían cada vez más del ‘ser flaca sea como sea'". O en la que la treintañera Atoosa Rubenstein, editora de la revista Cosmo girl, aseguraba que sus lectoras, a contramano de su sufriente generación, "ya no ven el cuerpo sólo como una herramienta para atraer hombres". Rubenstein también observaba que las chicas que consumían su producto ya no estaban obsesionadas por las dietas y que tendían a sentirse a gusto con el cuerpo que tenían.
El ordenamiento se extiende hasta hoy. Es así, en el entretenimiento actual, que puede englobar la moda, la música y las artes, se están derribando tabúes. "Sólo perderé peso si afectase a mi salud o mi vida sexual", declaró Adele a la prensa cuando se le consultaba si su figura la acomplejaba. Mal no le fue, ya que con sus discos despechados ganó varios Grammy, el respeto de pares y el interés de Annie Leibovitz para fotografiarla. Y con ella no se cumplió eso de que afortunada en el juego desafortunada en el amor. Apenas se dispuso a contar los ceros de su cuenta bancaria, se encontró con que se volvió a enamorar y quedó embarazada. Un final feliz que relativiza que la propensión al gym de Madonna sea la única salida.
Ante la misma inquisitoria que en su momento recibió Adele, Ditto disparó: "Tengo 28 años y he pasado cinco durmiendo en el suelo de una casa ocupada. Me da igual lo que piensen de mí'. Lesbiana y frontwoman de Gossip, Beth no tiene conflictos en hacer strip tease en los shows por más que acuse 100 kilos de peso. Lo cierto es que su fulgor prepotente ha afectado a la industria cultural al punto de tener su propio modelo de Barbie, y de escribir en plan consultoría emocional para The Guardian. Además, Ditto diseña para Evans y modela para Torrid, ambas marcas especializadas en talles XXL.
"Sería mucho más interesante si las revistas y las pasarelas estuviesen llenas de gente de todas las tallas y de todas las razas, gente joven, gente vieja y gente con distintas discapacidades". El textual está en una nota de la periodista Patricia Gode y lo verbalizó la fotógrafa, actriz y modelo neoyorquina Velvet D'Amour, musa oronda de John Galliano y Jean Paul Gaultier que protagoniza un debilitamiento del clisé de top model delgadísima junto a su compatriota Crystal Renn. Luego destaca: "Si hubieras crecido aislado ¿no podría ser que lo atractivo fuese la blandura de una panza o la sabiduría de una cara arrugado? Una gordita es tan válida como cualquier otra".
El diagnóstico está claro en el Primer Mundo y un tanto borroso puertas adentro, donde la televisión se empeña en recuperar personas con sobrepeso (lo hace en nombre de la salud, aunque también subyace la idea de que ser gordo es disfuncional) y entroniza el 90 60 90 como única vía para el erotismo. En ese contexto surgen estas dudas: ¿Hay cinismo en los realities pop en relación a las macizas? ¿Son manipuladas para dar con la sensación de que hay lugar para todos en el orbe pop? 

Fuente: http://vos.lavoz.com.ar

Sobrepeso a la Colombiana

Sobrepeso a la colombiana

Por: Mauricio Rubio

En Colombia, el factor que en mayor medida ayuda a explicar el sobrepeso femenino es el haber dado a luz, sostiene investigación.

 

Alejandra Azcárate dio papaya al burlarse de la gordura femenina. Todo el mundo le cayó encima: hueca, sin valores, bruta, flaca de ideas, oportunista, cursi, frívola, abusiva, cobarde, agresiva, malcriada, superficial, hiriente, venenosa, tóxica.
A quien se define como flacuchenta le criticaron con razón no saber de lo que estaba hablando. El primer descache fue ignorar que la silueta Botero o Rubens es casi mayoritaria en el país. El 45% de las colombianas que respondieron el Sensor Yanbal 2012 señalan tener sobrepeso. No a todas las mujeres les interesa ser modelos, así es que el sermón de una flaca mitad jocosa mitad regañona sacó de quicio a más de una.
Sobre los perjuicios de la gordura para la salud —algo que no preocupó a la Azcárate, sensible sólo a la pinta— no vale la pena extenderse, salvo anotar que el expediente de riesgos contemporáneos, desde el cigarrillo hasta el celular, no cesa de aumentar. A tal punto que, en la actualidad, las colombianas no establecen ninguna asociación entre los achaques de su cuerpo y el sobrepeso. Para quienes consideran que su estado de salud es malo, la proporción con sobrepeso es del 28%. Entre las que se sienten al pelo, el porcentaje aumenta al 40%. O sea que el “cuerpo liviano, ágil y elástico”, como el de Alejandra, está lejos de ser una condición necesaria para sentirse saludable.
No acierta la actriz al afirmar que el sobrepeso femenino se maneja con el desparpajo y la pedantería con los que ella alardea de su figura. Una de cada tres mujeres con exceso de peso está haciendo dieta, contra una de cada diez entre las demás. Tampoco atina al señalar que las pasadas de kilos “convierten su figura en su mayor factor de seguridad”. Sólo 7% de las mujeres con peso normal se sienten insatisfechas con su apariencia personal, la cifra sube al 18% entre las que se sienten gordas.
Una imprecisión de la Azcárate fue atribuir el sobrepeso femenino sólo a la genética y a los malos hábitos alimenticios. Medio evocando a una famosa feminista sugirió que la mujer no nace sino que se hace gorda y que por eso debe cuidar no tanto la tiroides como la “mueloides”. Este despiste se entiende con una de las confesiones públicas que ha hecho quien, a pesar de fungir de progenitora de imagen, no tiene ni idea de lo que es ser madre. En Colombia, el factor que en mayor medida ayuda a explicar el sobrepeso femenino es el haber dado a luz. La probabilidad de que una madre se sienta por encima del peso ideal es el doble a la de una mujer de sus mismas características pero sin prole. El tamaño de la familia importa menos, lo que deja marca es el primer embarazo.
Fuera de los hijos, dentro de las variables disponibles en esta encuesta ninguna se asocia con una mayor masa corporal femenina. Parecen contribuir a controlar el peso la soltería, los estudios después del bachillerato y, tal vez por la mejor salsa del mundo, vivir en Cali. Filtrando por el nivel educativo, el estrato económico no afecta, como tampoco lo hace la participación laboral. A pesar de lo que recomiendan los hiperactivos, hacer deporte —una afición poco femenina— no altera mucho esos kilos de más.
En contra de lo que entre líneas sugiere Alejandra, el sobrepeso no conlleva mayores consecuencias sobre la vida de pareja. Con menos cuernos pero un poco más celosas, las gordas se declaran tan satisfechas con su vida sexual como las demás, reciben el mismo apoyo en las tareas del hogar y, siendo menos infieles, las celan por igual. Tampoco se diferencian por el maltrato que reciben de su pareja. El sobrepeso no afecta la percepción de haberse sentido alguna vez discriminada como mujer, a pesar de que la insatisfacción con la apariencia personal sí multiplica por tres esos chances.
Un dato curioso es que la importancia del peso sobre la conformidad con la apariencia física es diferente por géneros. Mientras que para algunas de ellas los kilos disminuyen la satisfacción con la figura, a ellos lo que les preocupa es estar demasiado flacos.
La suficiencia de la columna no le resta a la Azcárate el acierto en un punto clave sobre las gordas: “en el sexo se desinhiben con facilidad... tienden a estar tan seguras de ellas mismas que se convierten en grandes amantes”. En promedio, las colombianas con más peso en la cola, preferirían tener dos valiosos polvos más al mes que las flacuchas como Alejandra, que tal vez optan por jadear en el gimnasio. En mayor proporción, consideran que la mujer debe tener la iniciativa para las relaciones sexuales y dentro del reducido grupo de mujeres que quisieran tener sexo a diario, las que tienen kilos extras constituyen una aplastante mayoría cuando jóvenes y conservan el liderazgo del deseo en todas las edades hasta la menopausia.
La encuesta Yanbal no da información sobre la frecuencia efectiva de relaciones sexuales, sólo la que se considera deseable. Pero como el sobrepeso no afecta la satisfacción con la vida sexual, se puede sospechar que en Colombia las gordas tiran más. Eso es lo que se ha encontrado recientemente en otros países. Un estudio basado en una encuesta a cerca de 8.000 mujeres en los EE.UU. señala que las pasadas de kilos reportan más encuentros sexuales a lo largo de su vida que las demás. Entre los tres grupos de mujeres con distinta masa corporal no se perciben mayores diferencias en las principales variables demográficas o sociales. En las de peso superior hay menor proporción de vírgenes y la frecuencia de sexo en el último mes es levemente superior. No aparecen diferencias en cuanto a orientación sexual y, como en Colombia, reportan menos infidelidad. También se encuentra que “una mayor proporción de mujeres con peso normal son nulíparas” y que el sobrepeso y la obesidad afectan sobre todo a quienes tienen hijos.
Virginia Mayer, “una gorda hermosa que folla a la carta”, le escribió indignada una respuesta a la Azcárate y obtuvo un respaldo masivo. A la flaca, que se jacta de no ser feminista sino realista, se le armó la gorda por no darse cuenta de que estaba insultando a unas madres.

Fuente: Mauricio Rubio | Elespectador.com

6 reglas de la moda XL que debes romper

La comentarista de moda y editora en revistas como Marie Claire, Vogue Italia, Brooklyn Magazine y Refinery 29, Nicoletta Mason, escribió un artículo en el que llamó a las chicas de talla grande a romper con las típicas reglas que les “prohíben” usar cierto tipo de ropa.
“No es de extrañar que muchas mujeres rellenitas se aferren al aburrido color negro”, dice Nicoletta, explicando que afortunadamente sus años de trabajo en la industria de la moda le han enseñado algunas lecciones valiosas al respecto.
En este sentido, invita a seguir algunos consejos infalibles para terminar con ciertos mitos y atreverse a lucir espectacular. ¡Pon atención!
1º regla a romper: Las rayas horizontales te hacen ver más ancha
La verdad es que puedes romper este patrón complementando con una chaqueta o pantalones de color fuerte.
Studio D/Forever21

2º regla a romper: Las mujeres rellenitas no pueden usar tejidos sueltos
Puedes darle forma a tu silueta usando tejidos metálicos porque tienen mejor caída.
 Studio D/ Forever 21

3º regla a romper: No puede usar prendas con volumen
Luce de maravilla con una falda con volumen que te forme una silueta de reloj de arena.


 Studio D/ Forever 21


4º regla a romper: El negro es el color más favorecedor para las figuras más rellenitas
Los colores sólidos pueden hacerte lucir igual de increíble que el negro.

 Forever 21

5º regla a romper: Las faldas grandes hacen que tus caderas se vean más grandes
Las faldas con pliegues suaves en la cintura ayudan a camuflar la parte trasera y el área de la panza.


 Forever 21


6º regla a romper: Los pantalones estampados hacen centrar la atención en la voluptuosa parte inferior del cuerpo
Úsalos con tacones, un top y una chaqueta de color fuerte. De esta manera, añades estilo y no kilos. Puedes agregar un collar de colores vivos para atraer la mirada a la parte de arriba y equilibrar con los jeans ajustados, llamativos o blancos.

Studio D/Yves Saint Laurent/ Dannijo
 
Fuente: http://www.biobiochile.cl

Gorda, sí ¿Qué pasa?

A ver,  ¿por qué tenemos que hacer ejercicio para tocarnos la punta de los pies? “Si Dios hubiera querido que nos las tocáramos los habría puesto más arriba”. Frases graciosas sobre lo absurdo de matarse haciendo ejercicio para llegar a la tumba en un excelente estado de salud inundan Internet y pueden arrancarnos una sonrisa fácilmente.
Una de mis favoritas es: Me encantan las caminatas largas, sobre todo cuando las hacen personas que me molestan. No obstante, con ejercicio o sin él, la llegada del verano pone a prueba la capacidad femenina a resistirse al control remoto que, sin saber muy bien de dónde nos viene, atenaza nuestros cuerpos negando, castigando y expiando apenas unos kilos de más de los que las normas de la escualidez y la estupidez marquen.
Que se sepa, son ya cuatro las mujeres que están en coma por culpa de “un médico” que recetaba veneno disfrazado de pastillas para adelgazar. “Un médico”, así, sin más, dicen las noticias. No colocan su cara y el nombre en pasquines, y lo pegan por toda la cuidad como se hacía en el lejano oeste con los tipos peligrosos, por más que este tipo lo sea. Estamos hartas de recomendaciones en las que se nos indica que no se nos ocurra hacer régimen por nuestra cuenta para eliminar esos kilos de más (que a ver qué autoridad tiene quién lo dice, que esa es otra), que vayamos al médico y nos dejemos aconsejar por él. Pues menos mal… que no son todas las mujeres las que se dejan aconsejar por el médico porque, con médicos como el pastillero, no necesitamos asesinos a sueldo.
Es deprimente comprobar la inmensa, la iiiiinmensísima industria que hay detrás de toda la manipulación y el sometimiento al cuerpo de la mujer. Una industria de sinvergüenzas que se está haciendo rica a consta de las miserias de los demás. Ya sabemos, cada vez más, que cuando se es feliz y se está contenta, dentro del cuerpo no se necesita nada. Pero eso hace mucho que lo saben los monstruos que manejan las almas, los cuerpos y el bolsillo de nuestra sociedad de consumo, así que se empeñan en torturarnos y en que nos rechacemos a nosotras mismas por estar rotundas y saludables. Todas las mujeres nos vemos con sobra de algunos kilos, desde un par de ellos hasta un buen número de los mismos. Y, si hay alguna que, por genética, deporte o hambre se vea bien, ya hay quienes se encargan de eliminar ese bienestar e inyectarle el resquemor de que le faltan tetas o le sobra culo. Y las mujeres, como toricos, entramos al trapo sin pararnos a pensar qué relación tenemos con nosotras mismas, por qué hacemos determinadas cosas  que sabemos con seguridad que nos dañan físicamente, o qué sentimientos nos mueven a hacer disparates como entrar una y otra vez al quirófano a ponernos o quitarnos lo que en cada momento marquen las tendencias ideadas por algún hijoputa desocupado.

Es indecente, de vergüenza, vamos,  ver las fotos de los anuncios del “antes” y el “después” de algún régimen o producto milagroso. Y lo peor es que todavía habrá quien se las crea, quien vea una gorda y una flaca en lugar de ver una manipulación del copón de photoshop, o Lourdes directamente.

Hace relativamente poco que parecía que las cosas iban a tomar otro camino, y se comenzó a respetar a las modelos con un mínimo de carne en los huesos y a promocionar artículos para mujeres reales. Pero el cuento ha durado poco y toda la canalla diseñadora que se autodenomina “alta costura” ha vuelto a la carga con modelos esqueléticos. Todo lo que nos rodea nos envía mensajes que nos obligan a mostrar una anatomía escuálida, más que delgada, paupérrima, y todo para ser capaces de meter nuestros huesos en unos, cada vez más pequeños, bañadores, o pantalones diseñados para sarmientos.
Por fortuna todavía quedan mujeres que disfrutan con la comida y que mandan a tomar viento fresco al atajo de modistos eunucos que odian el cuerpo femenino sólo porque no lo poseen. Tengo la suerte de contar entre mis amigas con personas, llamémoslas “entradas en carne”, que son felices estando como están, que jamás hacen ejercicio y que se parten de risa cuando reconocen que tienen los muslos flácidos, pero, por fortuna, se los cubre el estómago.


Fuente: http://blogs.laverdad.es (Ana María Tomás)

domingo, 29 de julio de 2012

Onceava edición de Revista Belleza XL


Disfruta de la onceava edición de Revista Belleza XL aquí


Décima edición de Revista Belleza XL


Disfruta de la décima edición de Revista Belleza XL aquí


Novena edición de Revista Belleza XL


Disfruta de la novena edición de Revista Belleza XL aquí

Octava edición de Revista Belleza XL


Disfruta de la octava edición de Revista Belleza XL aquí



Séptima edicion de Revista Belleza XL


Disfruta de la séptima edición de Revista Belleza XL aquí


Sexta edición de Revista Belleza XL



Disfruta de la sexta edición de Revista Belleza XL aquí


Quinta edición de Revista Belleza XL



Disfruta de la primera edición de Revista Belleza XL aquí 




Cuarta edición de Revista Belleza XL

Disfruta de la cuarta edición de Revista Belleza XL aquí


Tercera edición de Revista Belleza XL


Disfruta de la tercera edición de Revista Belleza XL aquí



Segunda edición de Revista Belleza XL



Disfruta de la segunda edición de Revista Belleza XL aquí

Primera edición de Revista Belleza XL

Disfruta de la primera edición de Revista Belleza XL aquí